Prometido del Sol debe ser, de lejos, el patrocinador más curioso y llamativo de la historia del fútbol profesional colombiano. El ejemplar, uno de los más y mejor cotizados del mundo de los caballos de paso, perteneció inicialmente al Criadero San Cayetano, pero posteriormente fue adquirido por el Criadero La Disculpa, de propiedad de Eduardo Pimentel, quien, a su vez, es el máximo accionista del Boyacá Chicó. El equipo de los tres leones llegó a Francia con un gran equipo y con Beckham en su plenitud, debiendo guiar a Inglaterra a superar el resultado de Italia 90. Sin embargo, tras una primera fase brillante, vino el fatídico partido de octavos de final frente a su rival habitual en los Mundiales, Argentina, que superó a los ingleses en la tanda de penalties tras un empate a 2 en el marcador.