Ese día saben que no habrá otro sin conocer el límite de sí mismos. No está a la altura de tu estilo, normalmente mediocre y gilipollas, pero es que esté no te lo has currado nada.Viene tu hijo de vacaciones con unas camisetas, ah mamá mira lo que me he comprado. Es absurdo que solo la gente con un nivel adquisitivo elevado pueda permitirse este tipo de ropa”, lamenta.