Un golazo que significaba, por fin, la primera Champions del Barcelona. El segundo título del Barça en Champions llegó de la mano de otro entrenador holandés, Frank Rijkaard, fiel al juego ofensivo ‘marca de la casa’. El Timão, apodo escrito dentro del cuello negro, tuvo este diseño completamente blanco ya que emula a la playera del campeón mundial de clubes del 2000, cuando el torneo se realizó en Brasil. Tipografía utilizada en la época del Renacimiento.