Siguiendo con el estilo effortless, no hay nada como las camisetas largas, esas que tan pronto te las pones encima de unos jeans como que de repente te sobran el resto de prendas y las llevas a modo de mini vestido. Un sueño que en esos instantes podía no convertirse en realidad. En un mood más nostálgico, las camisetas retro recuperan la simbología de décadas pasadas y los logos de los productos que nos marcaron.