Sin embargo, a comienzos de noviembre, un juzgado francés dictaminó que el contrato de Le Coq sigue siendo válido y, por lo tanto, la FECAFOOT está obligada a utilizar la marca del gallo en Qatar. Pero a mediados de agosto, a menos de cuatro meses del Mundial, la Federación decidió romper el contrato de manera unilateral y anunció a la desconocida One All Sports como nueva patrocinadora.