No solo en cosas grandes, como el número de jugadores, las dimensiones del campo de juego o las normas que rigen los partidos. Además de estos cambios, las camisetas varían los colores para irse adaptando a los de cada equipo. Desde que llegasen las marcas deportivas al mundo del fútbol, distintas han sido las encargadas de vestir a la selección.