Fue Adidas la que asumió la responsabilidad, diseñando el primer modelo (que se extendió hasta las Clasificatorias de la Copa Mundial de Fútbol de 1978) donde la camiseta roja exhibía en los hombros vivos blancos con dos líneas paralelas, una roja y otra azul. A partir de esta temporada se amplía a tres el número máximo de sustituciones, por equipo, en un partido, en lugar de las dos más el portero que se permitían hasta la fecha.