El mexicano Carlos Díaz Dufoo hijo (1888-1932) lo definió como «una forma menor de arte», que causa un cierto disgusto. En su carrera como futbolista del Valencia alcanzó en su primera temporada la final de la Liga de Campeones de 2001, nueva camiseta del chelsea perdiéndola en la tanda de penales frente al equipo alemán del Bayern Múnich. En 1998 fichó por el Milan, equipo con el que se proclamó campeón de la Liga italiana en su primera temporada.